viernes, 4 de septiembre de 2009

MACA PERUANA

Muy cerca del cielo, a más de cuatro mil metros de altura, se cultiva la maca en el altiplano andino.
Hay vegetales que tienen propiedades tan llamativas para adaptarse y sobrevivir en climas inhóspitos.

La maca peruana es una de ellas: un energizante natural, un poderoso tónico que mejora el rendimiento físico de forma inespecífica. Es decir, refuerza el sistema inmunológico y aumenta la capacidad cerebral, incidiendo positivamente en el estado general del organismo. Y tiene sus razones: se cultiva y prospera entre los 4 y 5 mil metros de altitud en los Andes Centrales peruanos, con temperaturas que oscilan entre los 20 grados y los 25 grados bajo cero, según el momento del día y la época del año.

Su nombre botánico es lepidium perubiani o Meyenii Walp. Es una planta herbácea (de la familia de las zanahorias, el rábano, el nabo) cuya raíz es un tubérculo, un bulbo similar a la papa en su apariencia. Desde siempre, en Perú esta raíz se guarda disecada y es utilizada en la preparación de distintas comidas. En los mercados peruanos se ofrecen caramelos, dulces, jarabe, jalea, vino, de maca.

La maca actúa sobre el sistema circulatorio, el hígado, el sistema urinario y la piel. Tiene también efectos sobre el aparato reproductor, el metabolismo y el sistema nervioso. Es un eficaz emético (vomitivo) y vermífugo (ataca los parásitos).
Otro de los principios activos comprobados de la maca, son sus virtudes como adaptógeno. Es un "nivelador del estrés ya que actúa sobre la hipófisis, el hipotálamo y la glándula suprarrenal que es la que produce la famosa adrenalina. La maca nivela la salida de adrenalina. Esto facilita una mejor adaptabilidad ante situaciones estresantes. El problema es el estrés crónico y la maca contribuye a equilibrar la generación de adrenalina, la hormona que prende la alerta para luchar o huir".

No hay comentarios:

Publicar un comentario